Tugurización de una de las plazas más bellas de Montevideo

La Plaza Gomensoro, sin duda una de las más bellas de Montevideo, está pasando uno de sus peores momentos. La fuente está totalmente desmontada y la caminería dañada, los pastos altos, las canillas son usadas como ducha de baño y lavado de ropa, faltan luminarias y semanalmente se vandaliza alguna, hay personas que duermen y ensucian la parte alta de la plaza que da hacia Benito Blanco, los muros están dañados por el crecimiento de las raíces de los árboles, entre otros destrozos. Sin duda el principal problema para que se de esta situación es la falta de vigilancia, tal es así que hasta la garita del guardia se tuvo que retirar porque era destrozada todas las semanas.

La situación fue constatada por autoridades durante una recorrida efectuada por el Alcalde Andrés Abt y representantes de la Intendencia de Montevideo, como el Director de Asesoría de Desarrollo Municipal y Participación, Jorge Buriani, el responsable de la Unidad de Participación y Planificación, Miguel Pereira, la Coordinadora del Equipo Técnico de Gestión de la Intendencia de Montevideo, Laura Prieto, así como también concejales municipales y vecinales visitaron distintos puntos del Municipio CH.

El concejal Luis Marcelo Pérez, que participó de la recorrida dijo a Revista 121 que evidentemente toda acción que se haga para reparara la plaza será vana sino se pone una vigilancia.

“Actualmente no tiene vigilancia en ninguno de los dos sectores de la plaza. Se tuvo que quitar la garita que al no tener cuidado la destrozaban semana a semana. Hasta hace dos años existía el aporte financiero de Montevideo Shopping Center y la contribución mensual de los edificios cercanos a la plaza que hacían sus contribuciones para financiar los gastos de custodia y jardinería”, indicó.

En cuanto a las soluciones que se han buscado apuntó: “se ha hablado del cerramiento del perímetro. Pero tengo mis dudas. Soy muy crítico en ese sentido. Creo en la democratización de los espacios públicos. Siempre se tiende a simplificar las respuestas. Hay que ir un poco más allá, con vigilancia permanente, hay que poner cámaras, además, el apoyo presencial de un guarda parque con la equipación necesaria para alertar de inmediato cualquier anomalía y sumarle una mejor y mayor iluminación”, afirmó.
En cuanto a la recorrida que incluyó además el Polo Logístico, los Centros Comunales Zonales 4 y 5, el Centro Cultural Las Heras, la Casona de Punta Carretas, y una obra recientemente finalizada en Ramón Masini y Bartolito Mitre, Pérez comentó que “la experiencia fue positiva sobre todo para aquellos que desconocían los lugares visitados y para los que ya los conocíamos resulto en la confirmación de lo que pensamos sobre la mala administración pasada”.

El Concejal llamó la atención también sobre el deterioro de las veredas que comparten el Centro Comunal Zonal 5 y el Shopping Punta Carretas -una de las más transitadas de la ciudad- a causa de las raíces de los árboles que han dañado todo el embaldosado y hacen difícil su circulación, sobre todo pensando en niños y adultos mayores e imposible para sillas de ruedas. “Paso por allí semanalmente y siempre me pregunto, de qué se habla cuando se dice que se debe democratizar los espacios”.
Una demolición muy festejada

“La gente ya no creía que esto se iba a solucionar”, dijo un vecino de Vázquez Ledesma y Benito Blanco, al ver que dos edificaciones abandonadas, dolor de cabeza para el barrio hacía varios años, caían demolidas.

Sus propietarios viven en Argentina y las casas abandonadas estaban ocupadas por personas que según vecinos robaban en la zona, otros clasificaban residuos lo que generaba ratas y mal olor, y también se generaban disturbios dentro de las edificaciones por lo que la policía tenía que intervenir varias veces a la semana.

Este año los propietarios hicieron la denuncia ante la Seccional 10ª y eso permitió que actuara la Justicia dando la orden de desalojar. La demolición costó 40.000 dólares y corrió por cuenta de los dueños de las casas.

Ahora el predio será un espacio verde enjardinado a un costo de US$ 6.000 que aportaron los vecinos. El club Biguá, será el encargado de efectuar el mantenimiento y de dar seguridad al lugar.

El enjardinado fue un condición que puso la Intendencia de Montevideo para no cobrar a los dueños el impuesto a los baldíos. Así la comuna exoneró a los cuatro padrones de ese tributo.

“La solución que hicimos desde el municipio fue juntar al representante de los dueños del padrón, a los vecinos y al Club Biguá, para poder juntar entre todos distintas acciones que tengan que ver con el tirar esas casas abajo, arreglar ese predio para que sea un nuevo espacio público y que el Club Biguá lo pudiera mantener, por más que sigue siendo un padrón privado”, explicó el alcalde del Municipio Ch, Andrés Abt.

Sé el primero en comentar sobre "Tugurización de una de las plazas más bellas de Montevideo"

Deja tu comentario

Tu e-mail no será publicado.


*