La sabiduría milenaria aplicada contra la violencia de género

Una lapicera, un celular, una revista, un manojo de llaves, un paraguas y hasta un par de lentes, le pueden salvar la vida. Se trata de una técnica que combina la sabiduría milenaria de un arte marcial aplicada a elementos cotidianos. Por sus características es cada vez más utilizada por mujeres que han pasado por episodios de violencia y acoso.

En lo que va del año, solo a mano de sus ex parejas fueron asesinadas seis mujeres en Uruguay.
El Kenpo, que ofrece técnicas que van desde el refuerzo de la autoestima, la toma de una actitud que opone una barrera psicológica al agresor, la espiritualidad y la defensa física con elementos simples. Desde el año pasado se están coordinando talleres con organizaciones que trabajan en el tema de violencia doméstica como Mujeres de Negro, por ejemplo, con muy buenos resultados. Pero esta disciplina no solo aporta a situaciones de violencia de género sino también a la seguridad y autodefensa en la calle. Más de 300 personas hoy practican esta disciplina en Uruguay y el 90% se acercó para saber defenderse de una agresión en la casa o en la calle. Otro arte marcial muy practicado por mujeres es el Aikido, por su cualidad de utilizar la fuerza del atacante contra él mismo (Ver nota aparte)
Este mes de marzo, es el Mes de la Mujer en Uruguay, hay decenas de actividades previstas que apuntan a visualizar muchos derechos que aún figuran en el debe para las mujeres y recordar además la dramática cifra que ostenta Uruguay en violencia doméstica y de género donde hay unas 30 mujeres asesinadas por año. Se trata de una de las cifras más altas de la región. Cabe recordar que una reciente encuesta realizada en centros de salud arrojó que un 27,7% de las mujeres consultadas dijo haber sufrido algún tipo de violencia en su hogar (ver nota aparte).
En cuanto al Kenpo Mongol es un arte marcial cuyos inicios se remontan al antiguo imperio Mongol y que era practicado por las tropas comandadas por el propio Gengis kan, y su guardia de elite. A pesar de esa antigüedad hoy se puede hablar de un arte marcial apropiado y adaptado a la época y necesidades, con técnicas de respuestas rápidas, simples y efectivas a las amenazas y peligros que se puedan presentar en la vida cotidiana.
Sus practicantes en poco tiempo cuentan con conocimientos de una auténtica defensa personal, apta para todas las edades y sexos, interactuando las emociones, el físico y la espiritualidad.
La escuela de Kenpo San ShuKan, ubicada en la calle Colonia y Cuareim, es una de las más conocidas y difundidas en nuestro medio, dirigidas por el Master Damián González cinturón negro 8º Dan, descendiente directo de los grandes maestros de la disciplina.
En diálogo con Revista 121, González definió al Kenpo como” un arte marcial completo, cuna de muchas otras artes de defensa que hoy son conocidas por todo occidente”.

Señoras con historias “muy duras”
Muchas son las mujeres que se acercan al Kenpo Mongol buscando herramientas efectivas, simples y rápidas y pueden transformar en defensa llaves, celulares, paraguas, revistas, etc. para repeler cualquier tipo de ataque.
“Hablamos de señoras que fueron víctimas de violencia doméstica y callejera, con historias muy duras, se viene trabajando muy activamente con asociaciones de víctimas de violencia doméstica en Canelones; Montevideo, Fray Bentos y otros departamentos del Interior”, contó Gonzáles.
“Hoy en día la mayoría de estas víctimas de violencia han recuperado su tranquilidad y perdido el miedo en la vida cotidiana, recuperando su autoconfianza y autoestima, aspectos muy importantes para una vida saludable”, apuntó González.
.
“Definimos al Kenpo como un arte marcial de autodefensa completo, por lo que sus técnicas tienen incorporadas de por sí el autocontrol de las emociones sin perder de vista los aspectos físicos y legales del practicante.”
En breve además, la escuela San Shu Kan Kenpo, comenzará a impartir sus enseñanzas conjuntamente con instituciones que atienden a niños y jóvenes con capacidades diferentes, son muchos los ejemplos donde las técnicas de artes marciales ayudan, en la medida de sus posibilidades, a las terapias ya existentes, explico el 8º Dan. González aclaró asimismo que “el Kenpo Mongol es un arte marcial concebido para preservar la vida y la integridad física y mental de sus practicantes, pero nunca para la agresión”.

Sé el primero en comentar sobre "La sabiduría milenaria aplicada contra la violencia de género"

Deja tu comentario

Tu e-mail no será publicado.


*