Halloween, una fiesta importada pero que rápidamente prende en nuestra sociedad

Halloween también conocido como Noche de brujas o Día de brujas, es una fiesta de origen celta que se celebra en la noche del 31 de octubre, sobre todo en países anglosajones como Canadá, Estados Unidos, Irlanda o Reino Unido. Su nombre es una contracción de All Hallows’ Eve, (Víspera de Todos los Santos).
Acá en nuestro país es una práctica relativamente nueva, una fiesta que los mayores no quieren reconocer como algo habitual y muchos ni siquiera entregan caramelos a los niños que disfrazados piden en cada puerta.
Ellos mismos ni siquiera emplean lo de otros países cuando dicen dulce o travesura, amenazando con hacerle algo si no entregan los caramelos.
Acá muchos niños solo se limitan a pedir dulces, otros más grandecitos si niegan dulces pueden llegar ensuciar la puerta con harina o huevo. Sin embargo acá se ha tomado a esta altura como habitual esta fiesta al punto que además de los chicos se organizan fiestas para adultos, fiesta de disfraces adecuados a la ocasión y hasta alguna fiesta particular
Pero no todos los países lo celebran igual. Cada país, celebra este acontecimiento, según los ritos y las tradiciones de cada lugar. Veamos algunos.
Por el mundo
En Estados Unidos por ejemplo el 31 de octubre se celebra tanto por niños como por los adultos y se acostumbra a llevar disfraces y máscaras y en algunos lugares tienen desfiles de muertos vivientes por las calles.
Los niños piden golosinas puerta a puerta con el conocido “Truco o trato”; en tanto los adultos realizan diversas fiestas, muchas de ellas de corte erótico hot. En algunos estados varia la celebración y mientras en varias ciudades se realiza un tour por lugares con “historias” de fantasmas en otras por ejemplo se frecuenta reuniones de espiritistas.
En Irlanda, la celebración incluye cabalgatas, hogueras, fuegos artificiales y, por supuesto, multitud de disfraces. Se realizan festivales y paradas con espectros que se adueñan de las calles y asustan a todos los presentes. La bebida típica de esa noche es la Lamb’s woos hecha de manzanas asadas con leche y cerveza.
Asimismo Dinamarca organiza en el parque Tivoli de su capital, una de las mayores fiestas ambientadas en Halloween: conciertos, espectáculos y fuegos artificiales harán las delicias de adultos y pequeños.
Por su parte los mexicanos no se limitan a un día sino que lo llevan a tres, el primer día disfraces y mucha participación de niños pidiendo dulces. Al día siguiente, Día de todos los Santos, se hacen ofrendas religiosas pero también se inician los preparativos para el día 2 de noviembre, cuando agasajan a Todos los Muertos con desfiles, visitas a los cementerios decorados con flores, ofrendas a sus familiares fallecidos con bebidas, golosinas, panes y tortas alusivas a la fecha.
En España, se puede elegir entre celebrar la ‘noche de los muertos’ en escenarios de leyenda como Belchite (Zaragoza), en los cementerios ingleses de Málaga o Madrid, o pasar la noche en alguno de los considerados lugares encantados de la geografía ibérica, o bien escoger alguna de las múltiples fiestas que se celebrarán tanto la noche del 31 de octubre como en los días posteriores.
Los alemanes en cambio se limitan a los disfraces, pedir dulces y celebrar reuniones, cenas con amigos y familiares. Una particularidad es que esa noche guardan sus cuchillos porque no quieren hacerle daño a los espíritus que están regresando.
En Gran Bretaña la fiesta es casi exclusivamente de los niños quienes salen casa por casa pidiendo golosinas. Pero además los niños ese día gozan de permisos en la rama gastronómica con tortas, dulces, chocolates y jugos dulces.

Con los difuntos
En Ecuador es un gran día de celebración y las familias se reúnen alrededor de una comida tradicional, aun que en algunas comunidades indígenas celebran un antiguo rito, el encuentro con el fiel difunto durante una comida sobre su tumba, ya que esta próximo el Día de los difuntos.
En Guatemala existe la creencia que las ánimas salen de los cementerios en la noche de Halloween, por lo que muchos hacen altares caseros con un vaso de agua, una vela y una foto del difunto. Muchos aprovechan para limpiar y decorar las tumbas de sus seres queridos con la flor de muerto, que es de color amarillo y solo florece para esta época.
Los peruanos creen que las almas de los muertos regresan para disfrutar de los altares que les preparan sus residencias, utilizando objetos que reflejan algún aspecto de la vida de la persona fallecida. En estos ponen su foto, velas y flores que llevarán al cementerio al siguiente día. Las ofrendas para el fallecido incluyen comidas que el difunto disfrutaba cuando estaba con vida o alguna cosa con importancia para él. La costumbre es dejar las ofrendas durante toda la noche, para que el difunto pueda tener tiempo de disfrutarlas y luego las llevan al cementerio.
En Asia destaca la Kawasaki Halloween Parade, donde cerca de 4.000 personas recorren con sus atuendos más terroríficos, una de las arterias más importantes de la ciudad nipona de Kawasaki.

Sé el primero en comentar sobre "Halloween, una fiesta importada pero que rápidamente prende en nuestra sociedad"

Deja tu comentario

Tu e-mail no será publicado.


*