Demolerán la fachada de la última casa antigua sobre la rambla de Pocitos

La única casa que se mantenía en pie frente a la Playa Pocitos, en la Rambla República del Perú a partir de esta semana será historia, porque fue vendida hace tres años y ahora está siendo demolida. Ya está instalado el vallado de chapas para proceder a tirar abajo la fachada y dejar el predio listo para dar paso a otro edificio, que completará la propuesta urbana planificada para dar homogeneidad al tramo.
La casa en cuestión, ubicada entre Buxareo y Pereira de la Luz, a la que reiteramos solo queda la fachada, de un terreno de 700 metros cuadrados que albergará en el futuro una torre, a pasos de Kibon y del predio en donde también fue demolida —en 2011— la última mansión de ese tramo costero, construida por el arquitecto argentino Arturo Dubourg, vendida en casi 9 millones de dólares y sustituida por el lujoso hotel Hyatt, que se inauguró en 2016.
El último propietario que allí vivió fue Carlos Alberto Bauzá, quien hacia 2011 se trasladaba en silla de ruedas pero mantenía la lucidez mental y su negativa a todos los ofrecimientos para comprarle la casa que le habían presentado desde varias inmobiliarias.
La casa fue pensada en su origen como residencia de veraneo, sin embargo no había mucha construcción y el predio si tenía un enorme jardín y patio trasero. En la planta alta había tres dormitorios y un baño, abajo estaba el comedor, un living, otro baño y un garaje para dos vehículos.
El proyecto arquitectónico de esta vivienda, por la cual se habría pagado 5 millones de dólares hace tres años, fue encargado a Julio Vilamajó en la década de 1930.
El terco propietario, al que le llegaban propuestas de venta en forma semanal durante mucho tiempo no le importaba el dinero. Bauzá, médico, profesor de pediatría y autor del libro “Los Capitanes del Puerto de Montevideo”, se había mudado a la casa de la rambla junto a su esposa, después de la muerte de sus padres, que eran quienes habían solicitado el proyecto a Julio Vilamajó. No tenía hijos pues los herederos serian entonces los sobrinos cuando faltaran el y/o su esposa.
El barrio ha cambiado y la rambla ha adquirido, a juicio de unos para bien y muy malo para otros una fisonomía distinta producto de las grandes moles contra la rambla.
Las crónicas dicen que para 1900 allí en el barrio pocitos había de casas y jardines que eran verdaderas obras de arquitectura que no descuidaban ninguno de sus ángulos. Casas con tejados, miradores y cúpulas, casas con portales, escaleras y balcones finamente diseñados, casas de un refinamiento difícil de encontrar hoy día. En cambio la realidad hoy marca que debido a la altura de los edificios de la rambla, la playa Pocitos queda bajo la sombra a tempranas horas de la tarde, a las 17:00 en plena temporada estival. Para cambiar esa realidad, en 2005 la Intendencia de Montevideo había comenzado a estudiar un proyecto que consistía en ensanchar la faja playera, ganándole unos 50 metros al mar, es decir la distancia máxima en que hoy los bañistas pueden ingresar al agua caminando. Lo cierto es que pese a las conclusiones y debates interminables el último vestigio de otro Mo0ntevideo y otro Pocitos quedara en la historia cuando caiga la fachada de esta casa.

Sé el primero en comentar sobre "Demolerán la fachada de la última casa antigua sobre la rambla de Pocitos"

Deja tu comentario

Tu e-mail no será publicado.


*